NEWS

Cómo COVID Ayudó a Las Latinas a Enfrentar Estándares de Belleza Tóxicos

Latinx Heritage Month illustration.

Amelia Manley / Verywell

“Te ves más gordaparece que has subido un poco de peso,” fue el primer comentario que mi padre me hizo cuando nos vimos por primera vez después de siete meses de pandemia.

Al principio del 2020, yo había estado haciendo varios trabajos por contrato. Habiéndome graduado recientemente de la universidad, estaba navegando esa nueva etapa de vida mientras trataba de descifrar cómo ganarme la vida. Pero cuando COVID-19 fue declarado pandemia en marzo, perdí todo mi trabajo en cuestión de días. Caí en un patrón de rutinas erráticas: comer y dormir irregularmente, dejar de hacer ejercicio, y a veces, no moverme casi nada.

Nunca pensé en cómo cambiaría mi cuerpo por las maneras en las que yo cambiaba hasta ocho meses después—mientras caminaba con una amiga—cuando paramos para tomarnos fotos con unas flores. 

“¡Tu pancita se ve tan linda!” me dijo, animándome.

“¿Mi pancita?”, pensé. Andaba una camiseta que yo pensaba era suficientemente larga para tapármela, entonces su comentario me confundió. Pero cuando miré las fotos, vi que mi estómago se asomaba desde abajo de una camisa que antes me quedaba bien.

De pronto, pude ver cómo mi cara, mis caderas y mis brazos habían cambiado. En los siguientes meses, este entendimiento me llevaría a volverme demasiado crítica de mí misma y obsesiva con monitorear mis patrones de comidas. Rápidamente me di cuenta de que cualquier amor que antes había expresado hacia mi cuerpo era condicional. Solo lo amaría si me miraba de cierta manera.

No estoy sola. A muchas latinas, la cuarentena las ha llevado a un ajuste en su relación con su cuerpo y sus hábitos alimenticios.

Según un estudio llevado a cabo en febrero de 2021 por la Asociación Americana de Psicología, el 45% de las mujeres reportó un aumento de peso no deseado durante la pandemia, con un promedio de aumento de 22 libras.

Los cambios que estamos viendo en nosotras mismas nos han forzado a enfrentar directamente nuestros estándares de belleza tóxicos que hemos internalizado y las opiniones negativas sobre la gordura.

Las Relaciones Complicadas Con El Peso Y la Comida Empiezan Desde Jóvenes

Para muchos en la comunidad latina, la lucha con el peso y la comida empieza desde una edad temprana. Los comentarios de la familia, las imágenes en los medios y hasta el estado socioeconómico afectan la manera en la que percibimos nuestro cuerpo.

Nathalia Parra, de 26 años, tomó consciencia sobre su peso por primera vez en el segundo grado, cuando sintió que su estómago se salía mucho de su uniforme escolar. Su mamá, posteriormente, le dijo que no debía comer pizza durante el recreo de la escuela.

“Era muy difícil, especialmente al tener dos hermanas mayores que se ven completamente diferentes de mí, y yo me veía más grande que ellas,” le cuenta Parra a Verywell. “Recuerdo que me sentía inútil, como que ‘Este es [el cuerpo] que me tocó; ¿qué quieren que haga al respecto?’ Solo recuerdo que sentía que este no era mi cuerpo—no debería serlo.”

Natalia López-Thismon, de 35 años, recuerda que la primera vez que pensó sobre su peso cuando era una niña fue cuando un miembro de su familia comentó sobre el hecho de que ella quería un segundo sándwich. 

“No recuerdo exactamente cuáles fueron sus palabras, pero me hizo hiper-consciente del hecho de que yo estaba ‘comiendo de más,’” le cuenta López-Thismon a Verywell. “Yo era una niña, ¿sabes? Probablemente tenía unos 10 años. Fue la primera vez que pensé, ‘Oh, tengo peso del que me debería preocupar.’”

Las dificultades económicas complicaron aún más la relación de López-Thismon con la comida.

Por un tiempo, López-Thismon y su familia fueron parte del 16% de los latinos que enfrentan inseguridad alimentaria, lo cual era un factor en juego en sus hábitos alimenticios cuando era una niña. Desayunaba y almorzaba en la escuela, y para la cena, su familia se repartía cualquier comida que tenían en casa.

Candy Girón, de 26 años, también dependía de las comidas gratuitas de la escuela y manejaba un presupuesto muy limitado para la comida, lo cual afectó sus hábitos alimenticios.

“Mi mamá trabajaba más o menos 15 horas al día, así que las comidas eran lo que pudiéramos conseguir,” dice Girón. “Creo que las comidas empezaron a cambiar para mí cerca de la secundaria porque tuve que empezar a pagar por las comidas. No siempre teníamos dinero, entonces yo reducía mis comidas para evitar el gasto extra para mi familia, y así mi mamá no se sentiría presionada para comprarnos más comidas. Esto empezó a convertirse en un hábito—comía menos y menos. Comía en casa, pero de cierta manera, es casi como que sentía que tenía que ganarme el camino para poder comer.”

Cómo la Pandemia Cambió Nuestros Cuerpos

A la hora de lidiar con el estrés de la pandemia, Gianni Arroyo, de 24 años, acudía a la comida—específicamente a los pastelitos de guayaba.

Su universidad la mandó para su casa durante su penúltimo semestre antes de graduarse. Después de volverse a acomodar en casa de sus padres, y en medio de una pandemia global, sentía que no había mucho más que hacer excepto comer.

Su aumento de peso fue gradual. Primero, subió 10 libras. Le cuenta a Verywell que sus padres la elogiaban por lo “saludable” y “bien” que se miraba, diciendo que antes se veía “demasiado flaca.”

Aumentó otras cinco libras y dice que sus amigos empezaron a elogiarle sus nuevas curvas. Eventualmente, regresó a la universidad para terminar su último semestre.

Después de graduarse, aumentó 15 libras más y notó que su ropa ya no le quedaba. Las costuras de sus pantalones jeans favoritos se le rompían cuando se los trataba de poner.

“Cada vez que me tomo un selfie, no veo lo que ven mis seres queridos,” dice Arroyo. “Yo veo a alguien que necesita perder, como mínimo, 10 libras… Es la dismorfia corporal más ridícula.”

Ahora, para apoyarse al acoger los cambios en su cuerpo, Arroyo ha hecho un esfuerzo deliberado al limpiar su clóset. Sacó toda la ropa que probablemente nunca le volverá a quedar.

“No quiero encontrar algo y luego estar extremadamente triste porque ya no me queda," dice Arroyo. “Entonces he estado purgando mi clóset, y también he estado tratando de no mirarme a mí misma con asco y de ser más amable en las maneras en las que me hablo.”

Jenny Viveros, LCSW vio sus hábitos alimenticios y rutinas cambiar durante la pandemia también.

“Cuando empezó el 2020, sentí que había un miedo: ¿Vamos a salir de esto vivos?”, Viveros le cuenta a Verywell. “Entonces yo comía y compraba mucho más. Comía más Oreos, pedía más pizza, y comía más helados, porque me hacía sentir bien. Había dejado de bailar y de moverme—algo que era como terapia para mí.”

Poco tiempo después, se dio cuenta de que su energía y motivación estaban conectados a lo que comía y cómo comía. Acudió a Zoom para empezar a bailar y dar clases de nuevo. 

“Muchas veces, nuestro cuerpo nos habla y no escuchamos,” dice Viveros. “Una parte de nuestro amor propio es escuchar nuestro cuerpo y apoyarlo de la mejor manera que podamos. Las cosas nos van a afectar emocionalmente y nuestro cuerpo se va a derrumbar. Así que como bailarina y terapeuta, quiero animar a la gente a conectar con su cuerpo y lo que necesita. Entender cómo podemos apoyar nuestro cuerpo es la mejor forma de autocuidado. Eso quiere decir apoyar nuestro cuerpo en cada una de sus etapas.”

Ser Compasivo Con Uno Mismo

Jacqueline Guevara, DSW, LSCW, una trabajadora social clínica licenciada en Arlington, Virginia, ha visto a varias de sus clientes latinas luchar con su imagen corporal durante la pandemia.

“Las personas han estado pasando mucho más tiempo juntas que antes porque todos estamos encerrados, así que ha sido más fácil ponerse agitados e irritables, pero también más atentos,” le cuenta Guevara a Verywell. “A veces tenemos estos mecanismos de afrontamiento inadecuados—tratamos de encontrar cuál es la cosa que podemos controlar, y si estamos predispuestos a tener trastornos alimenticios o problemas de imagen corporal, eso es algo que podemos tomar de una manera inadecuada.”

Ella les aconseja a sus clientes alejar esos pensamientos.

“Siempre les digo a mis clientes: los pensamientos no son hechos,” dice ella. “No te creas la primera cosa que entra en tu cabeza. Muchas veces nuestros problemas de imagen corporal o trastornos alimenticios son impulsados por pensamientos disfuncionales.”

En cambio, Guevara anima a sus clientes a fijarse en su bienestar general: su familia, sus amigos, su empleo, sus relaciones íntimas, y la escuela.

“Se hace mucho más fácil enfocarse en lo negativo y en lo que no se puede hacer, versus ser compasivo con uno mismo y realmente cambiar su relación con la comida y cambiar su relación con su cuerpo,” dice Guevara. “[Mis clientes y yo] hemos hablado sobre la alimentación intuitiva, sobre rechazar la mentalidad de las dietas, y desafiar lo que tus emociones te dicen o lo que te piden que hagas y en general honrar lo que tu cuerpo puede hacer.”

Similar a Arroyo y Vivero, yo estoy tratando de crear un espacio más saludable, ambos físicamente y en mi mente, donde pueda cultivar una relación más positiva con mi cuerpo.

He sacado de mi clóset todas las prendas que ya no me quedan. No hay necesidad de comparar mi cuerpo como es ahora, con la versión de mí misma que usó esa ropa hace años.

También me hablo a mí misma de una manera un poco diferente. Me recuerdo a mí misma que mi cuerpo me sacó adelante en uno de los años más tumultuosos de mi vida, y se merece ser honrado y querido. 

Was this page helpful?
1 Source
Verywell Health uses only high-quality sources, including peer-reviewed studies, to support the facts within our articles. Read our editorial process to learn more about how we fact-check and keep our content accurate, reliable, and trustworthy.
  1. Franko D, Coen E, Roehrig J et al. Considering J.Lo and Ugly Betty: A qualitative examination of risk factors and prevention targets for body dissatisfaction, eating disorders, and obesity in young Latina women. Body Image. 2012;9(3):381-387. doi:10.1016/j.bodyim.2012.04.003